Formas de mantenerse creativo (parte 1)

Image and video hosting by TinyPic

Una de las características fundamentales para muchos profesionales en un mundo tan competitivo como el que vivimos es la creatividad. La creatividad, entendida como la facultad para generar nuevas ideas y conceptos, puede ser un punto fundamental y piedra angular en determinadas profesiones para diferenciarse de la competencia. Sin embargo la creatividad no es un flujo constante y a veces se agota. Vamos a ver 5 métodos que pueden servirnos para evitarlo.
1- Ponerse metas y acabar los proyectos: no empezar y tener abiertos un gran número de proyectos facilita que la percepción de tu trabajo sea más positiva, que no sintamos frustración al ver que los proyectos no se finalizan y tener la sensación de que el tiempo invertido es en vano, que no se producen avances. No olvidemos que acabar un proyecto en el que has invertido un tiempo es una de las sensaciones más gratificantes que podemos tener en un trabajo.

2- Evita distracciones: la creación es un proceso delicado que necesita de todas nuestras facultades al máximo de su capacidad. Cuando uno se sumerge en el proceso creativo a veces puede ser delicado cualquier tipo de distracción que nos arruine la idea en la que estábamos trabajando. Por eso, cuando estamos trabajando, es indicado olvidarse de problemas personales y tareas pendientes que no sean estrictamente relacionadas con la creación que estamos llevando a cabo. También dejar de lado el móvil, apagar la TV, incluso apartarse momentáneamente de la familia o los niños.
3- La práctica hace al maestro: ¡si lo dice un refrán no puede estar equivocado! Al fin y al cabo, crear es una actividad que, si bien influye mucho el talento, también la práctica mejora el proceso y adquiere hábitos que harán que nuestro proceso creativo sea más fluido y nos resulte más sencillo.  La creatividad es algo con lo que se nace en mayor o menor medida pero la práctica puede llegar a suplir la falta de esta.
4- Evitar la rutina: a veces la rutina puede ser el peor enemigo de la creatividad. Generalmente la rutina apaga la inspiración, si bien ser metódico en el trabajo es un buen aliado para conseguir una mayor eficiencia, no significa que haya que ser rutinario, pues al final la rutina aminora las fuentes de inspiración, pues siempre será la misma.

5-Colaboración: el trabajo de colaboración o "crowdsourcing", como lo conocemos actualmente, es algo muy habitual en cualquier área creativa, y una muy buena solución cuando parece que se nos resiste. Juntarse con otra persona, con otro punto de vista apartado del nuestro puede servir de catalizador para nuestras ideas. Y es que ya dicen que cuatro ven más que dos. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada