La tipografía es una parte importante de cualquier documento o página web que estemos realizando o desarrollando, una tipografía le da carácter a la página web o el documento y es importante poder elegirla.
Una fuente puede generar amabilidad y atracción o por el contrario repulsión o causar apatía por el sitio web o el documento que intentamos que un usuario vea. En pocas palabras las tipografías son el motor de una página web, todo lo demás no funciona sin ellas.
Una fuente de escritorio es aquella que podemos utilizar en un programa instalado previamente en una pc o Tablet como paquetes de office, paquetes de adobe y otros utilitarios o sistemas operativos que podamos tener instalados en nuestra computadora.
Por otra parte las fuentes web son aquellas que visualizamos en las páginas web cuando navegamos, estas fuentes son diferentes de las fuentes de escritorios.
La regla básica principal es que las fuentes de escritorio no se pueden utilizar como fuentes web y viceversa, aunque existen ciertas excepciones es una lista muy corta de fuentes que se pueden utilizar en ambas funciones, pero también existe un listado de fuentes que se pueden utilizar solo en web.
Los formatos delas fuentes que se utilizan en la web son diferentes a las fuentes de escritorio, los formatos de las fuentes web son: TrueType, WOFF, EOT y SVG, por otra parte los formatos de las fuentes de escritorio son: OpenType, TrueType o PostScript. 
Como el listado de fuentes compatibles para ambos usos es muy limitada, se ha creado la necesidad de poder transformar fuentes de un tipo a otro por diferentes motivos. Esta necesidad ha creado que mediante CCS se puedan usar fuentes de escritorio como fuentes web y que con programas como Fontsquirrel podamos convertir fuentes de web a fuentes de escritorio y viceversa.
En conclusión, en la actualidad tenemos más opciones de utilizar fuentes adecuadas y ser más creativos con el uso de las mismas por su poca limitación, saliéndose de los estilos tradicionales.
Share To:

Comentar: