La Tipografía se define generalmente como el arte de crear tipos y está relacionada a la imprenta (en los inicios de la impresión el uso de tipos móviles permitió impregnar tinta en diferentes tipos de papeles y formatos).


La palabra tipografía ha reemplazado a nivel técnico a la expresión: Tipo de Letra o Tipo de Fuente expresando directamente al decir tipografía que se trata de cualquier representación (digital o manual) de trazos que permiten transmitir información a través de la lectura.

La Tipografía ha tenido evolución en su uso y aplicación en los escritos de tal manera que hoy en día es un elemento poderoso para el diseño de piezas digitales e impresas a tal grado que permite recurrir a la tipografía como un elemento gráfico que sustituye fácilmente el uso de ilustración o fotografía dentro de una publicación (sin importar su clasificación o tipo).

Con su evolución se han ido afinando detalles que nos permiten conocer a fondo cada uno de los elementos que conforman una fuente tipográfica, tal y como para el estudio del cuerpo tenemos la Anatomía Humana, la Tipografía también se puede estudiar a través de la Anatomía y conocer las partes esenciales que permiten que tenga solidéz, peso visual y que funcione según el objetivo con el que fue creada.



El uso correcto de la tipografía nos permite diseñar de una forma más eficiente y ordenada utilizando Jerarquías de lectura y organizando la información para que sea leída de una forma más fácil y totalmente comprendida. El objetivo principal para la utilización de la Tipografía es lograr composiciones que comuniquen conceptos y cumplan con el objetivo principal de informar al lector teniendo un claro cuidado de la estética visual que sin duda potenciará la eficiencia de comprensión de textos sin importar su longitud.

Existen diferentes formas de utilizar la tipografía, pero es importante que siempre tenga el formato correctamente aplicado sin importar si es para extensas lecturas, para información breve y concisa, para marcas personales y empresariales o que funcione como elemento gráfico (sustituto de ilustraciones o imágenes).

Finalmente debemos saber que la tipografía también es utilizada para diseño de productos promocionales (muy utilizado actualmente) o productos de uso diario como camisas, bolsas, telas, tazas, cortinas, estuches de dispositivos, entre otros. Esto ha permitido una mejor adopción del DISEÑO TIPOGRÁFICO tomando gran popularidad no solo entre diseñadores, ilustradores y artistas sino también en personas que buscan productos con gran estética visual que sirvan como identificadores y definidores de personalidad; además que se puede monetizar una tipografía distribuyéndola en los miles de catálogos tipográficos que encontramos navegando por internet.


Para los interesados sobre la monetización deben mantenerse pendientes de nuestro próximo artículo: GENERANDO INGRESOS CON TIPOGRAFÍA donde se ampliará más.
Share To:

Comentar: